La reunión del Consejo Regional de Planificación de la Educación Superior (CPRES) Sur fue el escenario principal en el que se presentó a las universidades patagónicas esta iniciativa presidencial que promueve el desarrollo social, productivo y de infraestructura del sur argentino.

Participaron representantes del Ministerio de Educación y del Ministerio de Producción de la Nación; del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET); de las casas de altos estudios públicas y privadas, de las jurisdicciones y de las áreas de producción de las provincias que integran el CPRES Sur. 

Por la mañana, se expusieron los ejes centrales propuestos por la SPU para dar respuesta a las demandas del Plan Patagonia que comprenden: Petróleo y Energía, Productores/emprendedores, Turismo, Pesca, Agroindustria, y Medioambiente y Biotecnología. 

En la apertura, Mario Gimelli, jefe de Gabinete de la SPU, planteó que el desafío de esta gestión fue revitalizar los CPRES y que estas reuniones demuestran que se están cumpliendo los objetivos planteados. La secretaria ejecutiva de los CPRES, Magalí Catino, comentó que el CPRES Sur es el ámbito por excelencia para dar respuesta a las demandas del Plan Patagonia y aclaró que «esta reunión es específica para comenzar a trabajar en estos seis grandes ejes. La idea es realizar una agenda con tres marcos generales para luego continuar el trabajo en un aula móvil».

Luego, el coordinador del CPRES Sur y rector de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Hugo Rojas, agregó que «las universidades son parte de la trama del Estado y como tal, son quienes deben aportar al desarrollo y la mejora de la calidad de vida del territorio donde las universidades ejercen su influencia». 

Seguido a ello, se realizó un pormenorizado diagnóstico de la región, en cuanto a oferta y demanda tanto de materia educativa, como de empleabilidad. Sobre este aspecto, el director ejecutivo del INET, Leandro Goroyesy, comentó que, junto con la SPU, se está trabajando en generar pasarelas educativas ascendentes para que los estudiantes puedan finalizar la escuela media técnica, luego pasar por una institución terciaria y finalmente terminar en la universidad. «Así como se necesitan más ingenieros, también se necesitan más técnicos», concluyó. 

Por su parte, Bernardo Díaz de Astarloa de la Secretaria de Transformación Productiva del Ministerio de Producción, expuso sobre los niveles de calificación y la brecha entre oferta y demanda del empleo de la región patagónica; presentándolos como un insumo para pensar la estrategia educativa. Dentro de su análisis, destacó que hay una demanda insatisfecha de operarios y técnicos calificados en el sector productivo. Además, agregó que desde 1991 no aumentó la proporción de trabajadores con calificación terciaria, cuando en la mayoría de los países de la región esto sí ocurrió.

La última exposición fue la de Magalí Catino, quien hizo una descripción pormenorizada del mapa de la Educación Superior de la región. Por la tarde, se realizó una mesa de trabajo para conocer los antecedentes y experiencias que las universidades están desarrollando sobre cada uno de los ejes expuestos, se identificaron las zonas estratégicas para la implementación de las acciones del Plan Patagonia y se definieron los próximos pasos que orientarán el trabajo del CPRES Sur.

CPRES SUR en números

Tabla

Tabla

Tabla

Tabla

Tabla

Tabla

Empleo*: 

Demanda Laboral: la mayor demanda insatisfecha es de trabajadores técnicos y operarios calificados. Entre 2007 y 2014 ha aumentado esta demanda insatisfecha.

Solo el 13% de los trabajadores formales tiene educación superior. Más del 60% de los trabajadores informales tiene calificación baja (secundario incompleto).

Oferta laboral: menos de un 15% de estudiantes cursa las carreras con mayor potencial según las tendencias internacionales: ingeniería, biotecnología, diseño y software.

Inserción en el mercado laboral: solo el 24% de los graduados de secundarios técnicos trabajan en un campo vinculado a su especialidad (datos del INET).

Solo el 10% de los desocupados tienen calificación superior y solo el 4% formación universitaria.

El 70% del empleo se encuentra en sectores con un 85% de empleados sin educación superior.


*Presentado por Bernardo Díaz de Astarloa  y basado en la Encuesta de Indicadores Laborales del Ministerio de Trabajo de la Nación.