Mediante el documento, los ministros reconocieron el progreso de los sistemas educativos de la región, y –fundándose en las declaraciones de Lima (2014) y de Incheon (2015)– reafirmaron el derecho fundamental de todas las personas a recibir una educación de calidad.

Las autoridades se comprometieron a fortalecer los mecanismos de evaluación y monitoreo del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 («Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos»), considerando a los contextos y particularidades de cada país y con especial atención en el clima escolar.

Por último, los presentes acordaron «velar por el fortalecimiento de la educación pública como garantía de la construcción de sociedades más justas y democráticas» y «mantener, optimizar y –de ser posible– incrementar el financiamiento para la educación» en sus países.

La Reunión Regional de Ministros de Educación de América Latina y el Caribe es la primera que se celebra tras la aprobación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, en septiembre de 2015. A lo largo de dos días, los referentes máximos de Educación del continente intercambiaron experiencias y opiniones con representantes de organismos bilaterales, regionales y multilaterales, comprometiéndose a reunirse en busca de la convergencia de las agendas regionales con un criterio de eficiencia y eficacia. 

Acceder a la Declaración de Buenos Aires